La Aerostación es una de las formas más antiguas de volar.

El aerostato es un ingenio que se eleva en virtud de la fuerza ascensional provocada por la diferente densidad entre el aire atmosférico y el elemento gaseoso albergado dentro de ese gran balón que le confiere su forma característica. Por tanto, un factor importante es la ligereza, cuanto no es imprescindible constituye un lastre y sobra.

Llamamos dirigibles a aquellos que son propulsados por un motor, y globos a los que no lo tienen. A su vez, los hay de gas (antiguamente hidrógeno y después helio) y de aire caliente.

En esta sección se ubican los sitios con información general acerca de esta actividad. Operadores profesionales encontrarán una subcategoría destinada a ellos.