Semana que los cristianos reservan para recordar la Muerte y Pasión de Jesucristo.