En líneas generales, un tesauro comprende lo siguiente:
1.Una lista de términos preferidos, ordenados en forma alfabética, temática y jerárquica.
2.Una lista de sinónimos de esos términos preferidos, llamados descriptores, con la leyenda «úsese (término preferido)» o una indicación similar.
3.Una jerarquía o relaciones entre los términos. Esto se expresa con la identificación de «términos más generales» y «términos más restringidos».
4.Las definiciones de los términos, para facilitar la selección de los mismos por parte del usuario
5.Y un conjunto de reglas para usar el tesauro.