Es una infección de transmisión sexual crónica producida por la bacteria espiroqueta Treponema pallidum.